sábado, 1 de septiembre de 2007

El Sevilla acaba su racha de títulos y el Milan suma su quinta Supercopa

El Milan AC sumó su quinto trofeo de la Supercopa de Europa e impidió revalidarlo a un Sevilla FC que, con Antonio Puerta ya ausente, rompió una racha de cinco finales consecutivas ganadas en tan sólo quince meses.

El conjunto milanista vio complicado su triunfo en la primera parte, en la que el Sevilla le echó mucha voluntad y desgaste físico, pero en la segunda, los rápidos goles de los italianos dieron la vuelta al marcador y eso hundió a un rival mermado de fuerzas e ideas. Puerta estuvo omnipresente en la final.


El 0-1 antes de que se cumpliera el cuarto pareció dar la razón a Juande Ramos, que había confiado en Renato para la delantera en lugar del brasileño Luis Fabiano, con la intención de tener más presencia en el centro del campo y buscar el contragolpe.


Ello propició que la escuadra italiana le pusiera algo más de intensidad al choque, aunque no la suficiente para lograr nivelar la partida antes del descanso, algo que sí sucedió a los cinco minutos de la reanudación, cuando uno de los varios despistes en el lateral izquierdo sevillista propició un buen centro de Gennaro Gattuso y el atento remate de Inzaghi libre de marca.El empate de dio el aire al Milan que le faltaba poco a poco al Sevilla después de una semana acumulada de viajes, pocas horas de sueño y poco entrenamiento.Se le complicaron más las cosas al Sevilla siete minutos después, cuando el checo Marek Jankulovski enganchó un balón tal como le llegó al que no pudo responder Palop.


La victoria la redondearon los lombardos con el tanto de Kaká en las postrimerías, después de que el serbio Ivika Dragutinovic le hiciera penalty al brasileño, éste lo lanzara, lo detuviera Palop en primera instancia, pero no el posterior rechace.


La final fue un gran homenaje a Puerta
Los jugadores del Sevilla celebraron así su gol

El malogrado Antonio Puerta fue el gran protagonista de la final de la Supercopa. Ambos equipos y sus respectivas aficiones se unieron anoche de forma sincera para rendir un sentido homenaje al lateral sevillista, cuyo trágico fallecimiento marcó de forma decisiva los días previos al partido. Por este motivo, el ambiente en el estadio Louis II no fue ayer el de anteriores finales. No hubo fiesta propiamente dicha y las celebraciones fueron mínimas, comedidas incluso tras los tres goles. El dolor por la inesperada muerte de Puerta y el drama que está viviendo su familia hicieron que fuera imposible vivir otra gran noche europea.
Entre los diversos homenajes que recibió el defensa andaluz cabe citar el sobrecogedor minuto de silencio que los 17.000 espectadores presentes guardaron antes del pitido inicial, así como el detalle que tuvieron ambos equipos de incluir el nombre de Puerta en las camisetas debajo del dorsal de todos los jugadores y en las gradas se vieron un sinfín de pancartas con crespones negros o en recuerdo del futbolista fallecido. “Puerta, presente”, rezaba una de grandes dimensiones. Incluso se vieron en la zona que ocupaban los aficionados milanistas, como la que confeccionó un grupo de italianos con el lema “Onore a Puerta”, que en la media parte fue entregada a los seguidores sevillistas entre aplausos.
El brasileño Kaká le dedicó el tercer gol
El delantero brasileño Kaká señaló el nombre de Puerta que lucía en su espalda dirigiéndose a la afición sevillista cuando marcó el definitivo 3-1 que dejaba sentenciada la final. Y su compañero Seedorf se sacó su camiseta y la mostró hacia la grada por su parte trasera cuando Ancelotti le sustituyó unos pocos instantes después. La afición sevillista reconoció cada uno de los detalles que tuvo el equipo y la afición del Milan

No hay comentarios:

Publicar un comentario