miércoles, 29 de agosto de 2007

Una desgracia con precedentes en el fútbol


La muerte de Antonio Puerta es la última de una trágica lista de fallecimientos relacionados con jugadores de fútbol en activo.


El sevillista Pedro Berruezo y el malacitano José Antonio Gallardo, fueron los primeros de una lista en las que se encuentran, entre otros, el paraguayo José Roberto Rodás, el ruso Sergei Perjun, el camerunés Marc-Vivien Foé, el húngaro Miklos Feher o el brasileño Serginho.


El 7 de enero de 1973 moría el también jugador del Sevilla, Pedro Berruezo, durante un partido liguero ante el Pontevedra en Pasarón. Corría el minuto cinco de la segunda parte cuando Berruezo caía fulminado al césped víctima de un paro cardiaco. Los médicos no pudieron hacer nada para salvarle la vida. Pedro, que había tenido un amago de infarto unas semanas antes, tenía 27 años por aquel entonces.


El 21 de diciembre de 1986, el portero del Málaga, José Antonio Gallardo, recibió un golpe en la cabeza durante un partido de Liga ante el Celta, del que en un principio se recuperó satisfactoriamente, pero diecisiete días después del golpe cayó en estado de coma.


Una semana después moría con tan solo 25 años.El guardameta del CSKA de Moscú, Sergei Perjun, falleció el 28 de agosto de 2001 de un edema cerebral tras permanecer diez días en coma por un fuerte cabezazo que sufrió durante un partido de la liga rusa. Tenía 23 años.


El 14 de agosto del 2001 murieron dos jugadores guatemaltecos de Tercera División, víctimas de un rayo. Los jugadores llevaban botas con tacos de aluminio, lo que atrajo la descarga eléctrica que les provocó la muerte de manera inmediata.


En el mes de febrero del 2003, el colegiado paraguayo José Roberto Rodás murió de un paro cardiaco mientras arbitraba un encuentro amistoso entre el Guaraní y el Olimpia. Los servicios médicos no pudieron hacer nada por salvar su vida.


En el verano del 2003, el camerunés Marc-Vivien Foé murió por paro cardiaco durante un encuentro de la Copa de las Confederaciones.


El 26 de enero del 2004, el húngaro Miklos Feher, jugador del Benfica por aquel entonces entrenado por José Antonio Camacho, fallecía tras caer desplomado en Guimaraes en un choque de la liga lusa.


El 27 de octubre del 2004, el brasileño Serginho, defensa central del Sao Caetano, falleció en el Hospital de Sao Paulo después de sufrir una parada cardiorespiratoria durante el partido amistoso que disputaban Sao Paulo y Sao Caetano en el Estadio Morumbí. En el minuto 13 del segundo tiempo, Paulo Sergio de Oliveira Silva, de 30 años, se desplomó en las cercanías del área sin que el balón estuviera en juego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario