lunes, 17 de septiembre de 2007

Más de lo mismo


Parece que sigamos en la pasada temporada. El Barça sigue sin ofrecer nada de lo que la afición desea ver. Y el Madrid, en tres jornadas, ya le saca cuatro puntos...
Frank Rijkaard apostó por un equipo sin sorpresas, aunque con novedades. Así, Thuram y Milito debutaban como pareja de centrales titular; Xavi se quedaba en el banquillo e Iniesta era titular y delante debutaba también Giovani dos Santos, acompañando a Henry y Ronaldinho.
El partido tampoco presentaba sorpresas. Era una lucha en la que había que ver quien se llevaba la mejor parte aunque estaba claro que Osasuna se adaptaba mejor a este tipo de encuentros. Y desde el primer minuto se pudo ver esa lucha en el centro del campo para, de una parte, evitar la progresión del contrario y, por otra, intentar robar balones al rival y buscar así el ataque con más espacios.
Todo ello nos llevó a unos primeros 45 minutos de poco juego y pocas ocasiones de gol. Como mucho podemos destacar cuatro, dos por equipo. Osasuna tuvo la primera, a los 4 minutos, con un cabezaco de Flaño a la salida de una falta que salió fuera. Para ver la primera del Barcelona tuvimos que esperar al minuto 35, con un buen pase de Iniesta a Giovani, que disparó y el portero Ricardo despejó el balón.
La mejor oportunidad de Osasuna llegó en el minuto 38 cuando Portillo aprovechó un resbalón de Thuram para encarar a Valdés, pero su disparo salió fuera. Y la última ocasión del primer tiempo fue para Deco quien recibió un buen pase, de quien si no, de Iniesta y su disparo lo despejó el portero de Osasuna.Así llegamos al descanso con el empate a 0, justo, y la impresión de que podía pasar cualquier cosa
.El segundo tiempo se inició con susto para el Barça, con un disparo de Javi García que a punto estuvo de sorprender a Valdés quien, sin embargo, reaccionó y mandó el balón a córner. La primera ocasión barcelonista llegó sin querer, cuando Henry solo acertó a tocar ligeramente un pase en profundidad de Iniesta pero a punto estuvo de sorprender a Ricardo.El encuentro seguía ofreciendo pocas cosas. Y, una vez más, las decisiones de Rijkaard no parecían ayudar en nada.
A los 20 minutos ordenó un doble cambio difícil de entender, como casi todos los que suele hacer. Entraron Oleguer y Xavi y se fueron Zambrotta y Ronaldinho. Es verdad que ni el italiano ni el brasileño estaban especialmente inspirados y los dos estuvieron esta semana con sus selecciones. Pero, por ejemplo, a Giovani se le veía cansado y Deco tampoco parecía estar muy metido en el partido.
Los dos cambios, poco cambiaron. En todo caso, para mal, porque Iniesta se tuvo que ir a la banda derecha y de ser uno de los mejores del Barça hasta el momento, pasó a que ni se le viera en los minutos siguientes. Y Oleguer le puso más ganas que Zambrotta (que tampoco era muy difícil) pero tampoco sus subidas por el lateral derecho aportaron mucho.Sin ocasiones ni nada que se le pareciera, se fueron consumiendo los minutos.
Rijkaard se decidió a dar entrada a Bojan por Giovani a doce minutos del final y el de Linyola aportó frescura al juego barcelonista.Pero el Barça volvía a decepcionar porque ni en esos últimos minutos se le veía con una ambición para ir a por la victoria. Y eso debería ser prácticamente lo mínimo que se le debería pedir a este equipo. Ni los partidos de selecciones, ni las ausencias de Messi y Eto'o pueden justificar el flojo partido del Barça.
Un partido demasiado parecido al del debut liguero en Santander o a muchos de los que vivimos la pasada temporada.Y ni el detalle de gran calidad de Bojan en el último minuto, que si le llega a salir bien es para guardarlo en vídeo, con un intento de autopase con el tacón, nos sirvió para esconder el mal regusto que nos dejó el partido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario